Shanghai

22-02-2018
La inversión extranjera en China está experimentando una cierta disminución como consecuencia, entre otros factores, de los cada vez mayores costes de mano obra, entre otros. La Administración Tributaria Estatal (“SAT” por sus siglas en inglés), el Ministerio de Economía, el Ministerio de Comercio y la Comisión Nacional de Desarrollo y Reformas (“NDRC” por sus siglas en inglés) han presentado conjuntamente un nuevo régimen fiscal más favorable para los inversores extranjeros, Cai Shui (2017) nº. 88, Circular sobre Política de Aplazamiento de la Práctica de Retenciones sobre Dividendos Destinados por Inversores Extranjeros a la Inversión Directa (“Circular 88”). El objeto de la citada política es impulsar la economía, fomentar la inversión extranjera y promover el mantenimiento de la actividad a largo plazo en China. La nueva política fiscal permite el aplazamiento temporal por los inversores extranjeros de la práctica de retenciones sobre dividendos reinvertidos directamente en China, siempre y cuando se cumplan determinadas condiciones.