Publicaciones

¿Se pueden evitar las peleas hereditarias?

06/12/2014
Artículos de profesionales

Una de las cuestiones que suelen preocupara los testadores es evitar que su testamento se convierta en una fuente de conflictos entre sus herederos; litigios hereditarios que merman el patrimonio del causante y que desgastan las relaciones familiares hasta el punto de hacerlas, en muchos casos, inexistentes. Para intentar lograr la estabilidad y la mayor concordia familiar, es habitual introducir en el testamento disposiciones consistentes en prohibir que los herederos acudan a procedimientos judiciales para discutir sus diferencias sobre el reparto de la herencia, so pena de ver reducidos sus derechos a la legítima estricta que les corresponde por ley.

Hortensia Laqué Rupérez
Sur

 Estas disposiciones testamentarias, conocidas como cautelas socini, por las que el testador otorga una mayor atribución patrimonial a quien respete su voluntad de no impugnar el testamento (tercio de mejora o de libre disposición) y sanciona al heredero que infrinja dicha voluntad con percibir el mínimo legal (legítima estricta), a pesar de ser frecuentes, no habían sido unánimemente admitidas por nuestros Tribunales hasta la sentencia del Tribunal Supremo dictada este año en el caso del testamento del empresario Juan Banús, en la que se confirma expresamente su validez.

En dicho procedimiento, el testador expresaba su voluntad de que todas las operaciones particionales se ejecutaran extrajudicialmente por un contador partidor, prohibiendo la intervención judicial de su herencia, así como que se respetaran las donaciones y legados hechos en vida, disponiendo que si algún heredero emprendía una actuación judicial en contra se le sancionara con la reducción de su derecho a la legitima estricta. Pues bien, la resolución confirma la disminución de los derechos hereditarios de tres de los herederos a la legítima estricta por haber contravenido la voluntad del testador, al haber iniciado un procedimiento con el fin de que determinados bienes transmitidos a otros computaran dentro de la herencia.

En este sentido, la sentencia aclara que el incumplimiento de la prohibición -que desencadena la atribución de legítima estricta- se produce por el hecho de recurrir a los Tribunales cuando las acciones que se entablen vayan dirigidas a combatir el ámbito dispositivo y distributivo ordenado por el testador y no cuando las impugnaciones se dirijan a denunciar irregularidades en el proceso de ejecución testamentaria.

El Tribunal Supremo viene pues a avalar las disposiciones testamentarias que prohíben la actuación judicial de los herederos contra lo dispuesto por el testador y sancionan al incumplidor.

Compartir

  • Compartir en LinkedIn
  • Share in Facebook
Oficinas relacionadas
Áreas de práctica relacionadas