Publicaciones

La empresa familiar ¿relevo familiar o venta?

15/10/2014
Artículos de profesionales

Recientemente, la Generalitat de Catalunya y CECOT han suscrito un acuerdo institucional orientado a preservar una parte de las empresas familiares que, por razones no empresariales, tienen la necesidad de vender su empresa familiar a un tercero. En mi opinión, una iniciativa excelente por efectiva y necesaria.

 

Manuel Pavón
Expansión

Cuando una familia empresaria se ve abocada a tomar la difícil decisión de vender su empresa, el camino es, cuanto menos, de largo recorrido. Así, las causas más habituales son la falta de liderazgo dentro de la familia y/o la imposibilidad de incorporar un externo a la familia; las diferencias irreconciliables en la visión de los propietarios; la pérdida de sentido de pertenencia; las diferentes visiones en relación a la asunción de riesgos y sobre cuál debe ser la política de dividendos; y la presencia de un conflicto familiar.

Por mi experiencia, el factor que las origina suele ser la dificultad de la generación fundadora en transmitir la implicación en el negocio y, muchas veces, el conocimiento del mismo. Las familias empresarias que perviven durante generaciones lo consiguen gracias a la capacidad que tienen de transmitir el sentir empresarial y el conocimiento por el contacto con la empresa familiar. 

A su vez, estas familias transmiten, desde muy jóvenes, a la siguiente generación la diferencia entre ser accionista y trabajar en su empresa familiar y les facilitan la libertad a sus descendientes para elegir su propio camino. A esto ayuda la comunicación entre ellos y la estrategia en común: quiénes somos y qué queremos de nuestra empresa.

Cuando una empresa familiar se encuentra en la primera generación, la comunicación y las relaciones son lideradas por uno solo de sus miembros, el emprendedor/padre fundador. Sin embargo, cuando se produce una transición hacia la segunda y posteriores generaciones, dicho modelo cambia, muta. Esta mutación afecta normalmente a los valores y a las perspectivas e intereses de cada nueva familia que se diversifica en hermanos o primos-hermanos.

El cambio de intereses o perspectivas plantea a los miembros de las familias empresarias una opción hasta la fecha imposible: la posibilidad de vender y, con los recursos obtenidos, iniciar con sus respectivas familias otros proyectos o una nueva forma de vivir. Muchas familias pasan de ser industriales a convertirse en patrimonialistas o rentistas. Es una opción libre y legítima: si no hay relevo familiar, vender para que otro crezca.

Compartir

  • Compartir en LinkedIn
  • Share in Facebook
Oficinas relacionadas
Áreas de práctica relacionadas