Noticias

Garrigues apuesta por impulsar el sector de la construcción mediante la rehabilitación de viviendas

16/05/2012

Garrigues ha organizado esta mañana un debate sobre la rehabilitación de edificios como una posible vía para dinamizar el sector de la construcción y generar empleo. Los ponentes debatieron sobre las ventajas que supondría dinamizar la rehabilitación de la vivienda en nuestro país y las barreras que actualmente obstaculizan su desarrollo. Desde Garrigues se insistió en la necesidad de contribuir con esta actividad porque puede propiciar un nuevo modelo capaz de impulsar el sector de la construcción, conjugando el crecimiento económico y la austeridad sin apelar a fondos públicos.

 

Antonio Carbajal, director asociado de Garrigues Medio Ambiente, planteó la posibilidad de adaptar la normativa actual para obligar a rehabilitar los barrios deteriorados. «Sabemos que son tiempos complicados para introducir nuevas obligaciones, pero en este caso concurren tres argumentos de peso para plantear esta obligación: la necesidad de dignificar aquellos barrios con deficiencias manifiestas; generar actividad económica y empleo y, por último, ahorrar energía y emisiones de CO2».

El experto de Garrigues también abordó las posibles fórmulas de acceso a la financiación sin recurrir a las subvenciones públicas. La reducción de riesgos y el aumento de la seguridad jurídica constituyen la base para obtener financiación de las entidades de crédito. Adicionalmente, Antonio Carbajal abogó por el ahorro de costes a través de  la industrialización del proceso de rehabilitación. «No sirve que las comunidades de vecinos acometan de forma aislada y dispersa la rehabilitación de inmuebles. Necesitamos una economía de escala, que plantee la rehabilitación de barrios enteros, que estandarice los procesos y que  introduzca la competencia en los procesos de adjudicación», expuso el ponente de Garrigues.

Otras fórmulas planteadas para reducir costes son la búsqueda de ingresos adicionales mediante la concesión de suelo público para el equipamiento de los barrios (aparcamientos, locales comerciales) y la capitalización de los futuros ahorros energéticos y de emisiones de CO2. «Con estas medidas la inversión real del propietario podría rondar el 25% de la inversión necesaria en circunstancias normales. La mejora del barrio, de sus servicios, el aislamiento energético y acústico o la revalorización de la viviendas compensaría el esfuerzo económico».

Compartir

  • Compartir en LinkedIn
  • Share in Facebook
Oficinas relacionadas
Áreas de práctica relacionadas
Abogados relacionados
Imágenes adjuntas:
  • Antonio Baena y Santiago Garrido junto a Pilar Martínez, directora general de Arquitectura y Vivienda