PublicacionesArtículos

Instauración en China del primer Sistema de Comercio de Derechos de Emisión en el sector edificación  

China se convirtió en el año 2007 en el mayor emisor de gases de efecto invernadero del mundo, por delante de Estados Unidos. Además, tras 30 años de rápido e ininterrumpido crecimiento, se espera que sus emisiones sigan creciendo a corto y medio plazo. Contemplada la situación desde otro punto de vista, la gran magnitud de las emisiones podría implicar, a su vez, un enorme potencial en términos de reducciones conseguibles.

El 25 de noviembre de 2009 el primer ministro chino, Wen Jiabao, presidió una reunión del Consejo de Estado en la que se abordó la implantación del programa de cambio climático en el marco del cual se fijó como objetivo el control de las emisiones de gases de efecto invernadero para 2020 y se formularon las correspondientes políticas. En la reunión se señaló que, al objeto de hacer frente al desafio del cambio climático, China ha de promover el crecimiento de su economía bajo el concepto de desarrollo científico y acelerar el control de sus emisiones de gases de efecto invernadero. Asismismo, en la reunión se decidió que China asumiría un compromiso voluntario de reducción de sus emisiones de dióxido de carbono por unidad de PIB en torno a un 40% - 45% antes del año 2020, en comparación con el nivel de 2005.

En el marco del compromiso de reducción expuesto anteriormente, ha sido presentado un plan de eficiencia energética (el “Plan”) basado en un marco de un sistema de comercialización de derechos de carbono en el sector edificación de Tianjin, uno de los cuatro municipios bajo administración directa del gobierno central chino . En dicho municipio ya se llevó a cabo en los años noventa un proyecto piloto en el ámbito de facturación y medición del consumo energético, hecho que sin duda habrá aportado datos de calidad para la selección de este area geográfica. 

El Plan es el primer sistema de comercialización de derechos de emisión que se lanza en China y constituye un sistema de obligado cumplimiento. El Plan tiene por objeto establecer un mecanismo de “Cap-and-Trade” en base al cual se fija un tope de derechos de emisión y se permite su intercambio a los distintos agentes del mercado, a efectos de reducir las emisiones de carbono de los edificios de Tianjin. La novedad de dicho sistema no se da únicamente en China si no también a nivel mundial, por cuanto ningún otro país ha desarrollado hasta el momento un sistema de estas características. En el Reino Unido se lanzó hace unos años un sistema de comercio de derechos de vertido de residuos urbanos, aunque de mucho menor potencial que el Plan aquí analizado. Además, es indiscutible que uno de los aspectos más esenciales de dicho sistema es el de atajar el consumo energético del sector edificación, uno de los sectores mayores contribuyentes al total mundial de emisiones, directa (consumo de combustibles fósiles) e indirectamente (consumo de energía eléctrica). Por tanto, el presente esquema es una iniciativa que realmente establecerá un precedente muy relevante en la utilización del mecanismo de comercio de derechos para la reducción de emisiones en los denominados "sectores difusos".

El día 9 de febrero de 2010 se firmó la primera transacción de compra-venta en el acto de lanzamiento del Plan. Los vendedores fueron tres compañías de suministro de calefacción en edificios de viviendas. Como compradores estuvieron Gazprom Marketing & Trading Ltd. y Citigroup Global Markets Ltd. El objeto de la operación fue por 4.500 toneladas de consumo de carbón (equivalentes a 11.500 toneladas de derechos de emisión de dióxido de carbono) ahorradas por los vendedores durante la temporada invernal 2009/2010 . El precio fue de 50 RMB por tonelada. Además de esta primera operación llevada a cabo conforme al Plan en Tianjin, se exponen a continuación algunos de los principales rasgos del Plan.

Aunque el acto de lanzamiento se celebró en febrero, Tianjin promulgó el principal reglamento de desarrollo "Medidas de Implantación del Régimen de Comercio de Eficiencia Energética de Edificios Civiles en Tianjin" el pasado mes de marzo (las “Medidas”).

Las Medidas suponen la aplicación del Plan, al establecer un tope de consumo de energía por los edificios y autorizar la compra-venta de emisiones de dióxido de carbono certificadas equivalentes a la energía ahorrada por debajo del tope. En las Medidas el tope se establece de dos modos: objetivo de ahorro de energía anual de edificios de viviendas y cuota de consumo de calefacción de edificios públicos.

En el primer caso el objetivo es reducir anualmente en un 4%  la energía consumida a efectos de suministro de calefacción a lo largo del undécimo plan quinquenal, a saber, entre 2006 y 2010. Sin embargo, en el segundo caso el objetivo no está estipulado en las Medidas y se decidirá y anunciará posteriormente, una vez realizados una serie de estudios e investigaciones, lo cual genera cierta incertidumbre en torno a las operaciones de comercio de emisiones que afecten a edificios públicos.

Este aspecto es de vital importancia, al igual que otros países como España, por el elevado número de edificios públicos y, consiguientemente, el elevado potencial de reducción de emisiones asociado.
Por lo que respecta a los proveedores de calefacción para viviendas, si el importe de la reducción supera el 4% del objetivo de consumo de energía calorífica y, tras la certificación por parte del Comité Profesional de Tianjin de Eficiencia Energética Civil, ésta podrá ser objeto de comercialización en la Tianjin Climate Exchange. El precio de esta operación no aparece especificado en las Medidas. Por otro lado, el 5% del valor de la transacción se asignará al Fondo de Reserva de Eficiencia de la Construcción Civil de Tianjin.

Las Medidas estipulan que los vendedores pueden ser suministradores de calefacción, propietarios / usuarios de edificios públicos, suministradores de servicio energético, inversores en proyectos de ahorro de energía y cualquier entidad legal que sea titular de reducciones de derechos de emisión certificados. Actualmente, los compradores son entidades legales voluntarias. Sin embargo, el Plan prevé que, con un mayor desarrollo, aparecerán en el mercado más compradores que adquirirán los derechos de emisión certificados con carácter obligatorio. Esto dependerá, obviamente, de la progresiva escasez de derechos en el mercado a medida que los edificios vayan reduciendo su consumo energético y las sucesivas mejoras de ahorro energético sean cada vez menores por el aumento progresivo del coste marginal de reducción. También dependerá del establecimiento de un objetivo de reducción más ambicioso (doble dígito) más allá de 2010.

Según fuentes gubernamentales: “la introducción del mercado de la eficiencia energética es un proyecto piloto en la nueva área de Tianjin Binhai, y nos gustaría asistir al desarrollo de una economía baja en carbono promovida por la innovación financiera y de mercado. Tianjin se convertirá en un centro tecnológico y financiero respetuoso con el medio ambiente”.
Está previsto que, a modo de proyecto piloto, el enfoque adoptado por el Plan se irá introduciendo a nivel nacional una vez transcurrido un período de prueba, y se cree que el Plan constituirá un elemento importante de las medidas adoptadas para ayudar a China a cumplir su objetivo de reducción de emisión de dióxido de carbono para 2020.