ActualidadNoticias

La responsabilidad médico-sanitaria, un camino continuo hacia la excelencia 

Jornada de Marsh y Garrigues

Álvaro Milans del Bosch, consejero delegado de Marsh, y Antonio Garrigues, presidente del despacho de abogados, durante la inauguración de la jornada.
Álvaro Milans del Bosch, consejero delegado de Marsh, y Antonio Garrigues, presidente del despacho de abogados, durante la inauguración de la jornada.

Marsh, primera firma mundial en consultoría de riesgos y seguros, y el despacho Garrigues, líder por facturación y número de profesionales en la Península Ibérica, han analizado cómo lograr la excelencia en la atención al paciente, y los riesgos que supone esa actividad, en una Jornada sobre responsabilidad profesional sanitaria celebrada en la sede de la firma de abogados.

Antonio Garrigues, presidente del despacho, y Álvaro Milans del Bosch, consejero delegado de Marsh, fueron los encargados de inaugurar esta jornada de trabajo. A continuación tuvo lugar una mesa de debate que estuvo moderada por José Fernández-Rañada, socio de Garrigues responsable de la industria sanitaria, y que contó con la participación de José Manuel Torrecilla, gerente de Madrid Salud; Francisco de Álvaro, consejero delegado de USP Hospitales, y Máximo González Jurado, presidente del Consejo General de Enfermería.  En palabras de José Fernández-Rañada «del debate se pudieron extraer claves muy interesantes, como la necesidad de alcanzar un equilibrio entre la excelencia y la sostenibilidad del sistema»

En la jornada se analizaron las distintas responsabilidades a las que están sometidos los profesionales médico-sanitarios. Así, José María Elguero, subdirector de Marsh, ofreció la visión de la responsabilidad civil médica, la gestión del riesgo y la atención al paciente, mientras que José Antonio Seijas Quintana, Magistrado del Tribunal Supremo, y José María Muñoz Paredes, consejero académico de Garrigues y Catedrático de Derecho Mercantil, analizaron la responsabilidad civil y penal de los profesionales sanitarios, así como su evolución legal y jurisprudencial.

El subdirector de Marsh explicó durante su ponencia que, aunque la percepción de la sanidad española es buena, la mayoría de profesionales del ramo coinciden en señalar tres áreas de mejora: la formación y capacitación del personal en la fase universitaria, la comunicación interna y externa y el uso de las tecnologías de la información. «No solo se requiere mejorar la información y relación con el paciente, sino entre los equipos médicos e, incluso, entre los distintos profesionales de un mismo equipo», señaló.

El especialista de la consultora de riesgos también especificó que «el cumplimiento y observación de los protocolos minimiza el riesgo de error, reduce la reclamación por daños al paciente y mejora significativamente la posición de la especialidad en la escala de siniestralidad por responsabilidad civil», un aspecto especialmente interesante, si se tiene en cuenta el auge de los seguros de salud en España. «A la hora de reducir las reclamaciones médicas, el diseño de un Programa de Gerencia Avanzada del Riesgo Sanitario y la realización de auditorías de calidad semestrales se muestran tres veces más eficaces que el simple hecho de contar con una gerencia del riesgo básica», añadió José María Elguero.

El abogado de Garrigues y Catedrático de Derecho Mercantil José María Muñoz Paredes puso de relieve que la responsabilidad civil sanitaria tenía que ser contemplada también más allá del caso concreto,  esto es, desde el punto de vista del gasto que supone para el sistema.  Para ilustrarlo expuso cómo los costes por reclamaciones son uno de los problemas que dificultan la reforma del sistema sanitario norteamericano, pues suponen un gasto adicional de entre 80 000 y 120 000 millones de dólares y se han reducido los profesionales que practican algunas intervenciones por el temor a reclamaciones o el coste de obtener un seguro. En su opinión, «aunque la situación española diste mucho de ese escenario, es precisa una reforma legislativa que elimine las numerosas dudas que se plantean en estos procedimientos y que dote de seguridad jurídica a los pacientes, profesionales y centros». También destacó la importancia que, en la práctica procesal, tenía disponer de protocolos y documentos de información completos, claros y precisos, y de establecer procesos de control interno para asegurar su correcta utilización.

Entre los asistentes a la jornada se encontraban medio centenar de directores de hospitales, consejeros delegados y gerentes de riesgo hospitalario tanto del ámbito público como del privado.